Home

Hojeo el Facebook (esa red en la que muchos destapamos intimidades como nunca hubiéramos imaginado) y pincho sobre un enlace que me lleva a un artículo sobre las turbias inversiones de algunos bancos españoles.

Es la típica información que nunca aparecerá en un telediario.

Antes todo lo que salía en televisión se convertía en verdad absoluta. Si aparecías en la pequeña pantalla eras importante, si no, prácticamente invisible. Millones de personas se informaban únicamente a través de ella, pero hace tiempo que este medio de comunicación despierta la reacción contraria, es la sensación de manipulación en la información televisada: uniforme, casi pactada, con las mismas portadas, los mismos escándalos y las mismas noticias, tratadas superficialmente, sin profundizar más allá del titular. Solo los idearios políticos de algunas cadenas marcan enfoques distintos para las mismas noticias.

Crisis global, terrorismo, paro, violencia. Discursos repetidos machaconamente. Paquetes de ideas. Desinformación.

Y entonces llegó Internet. Nunca como ahora ha habido tantas personas que quieren saber más: porqué, quién, cuando, cómo… la búsqueda puede ser inacabable, la cantidad de información casi excesiva. Desde la prensa digital más ortodoxa hasta las páginas más conspiranoicas que se puedan encontrar hay toda una gama de datos, opiniones, archivos sonoros y visuales… solo hay que intentar contrastar lo suficiente para no quedarse con la primera entrada de Google.

Hace poco leí que hay gobiernos que estudian la manera de controlar a los millones de personas que cada día usan Internet para comunicarse y buscar información. Algunos ya lo hacen, mediante filtros que detectan determinadas búsquedas o censurando temas concretos. No sé cuanto tiempo podremos disfrutar de la actual libertad que permite movilizar miles de personas en pocas horas, o que un Trending topic en Twitter haga plantearse a una multinacional la retirada de su publicidad de un programa basura de televisión, así que yo pienso aprovecharlo todo lo que pueda.

Ya se sabe, la información es poder.

Anuncios

5 pensamientos en “Desinformación

  1. La información puede otorgarte un poder inimaginable, pero sigue siendo importante el uso que se haga de esa información. Yo creo que de nada vale tener acceso a toda la información posible del mundo global si no aplicamos espíritu crítico al manejarla, unos mínimas búsquedas para contrastar cada noticia deberían ser imprescindibles. Y esa posibilidad de ejercer una democracia casi instantánea (en minutos puedes saber cuál es la opinión mayoritaria) me parece que puede llegar a ser una herramienta imprescindible.

    • Completamente de acuerdo, la información es válida si es cierta. Y ese puede ser también el gran peligro de internet, quedarte con lo primero que encuentras. Contrastar es imprescindible.
      Mi hijo está empezando a utilizar internet como herramienta de consulta para sus trabajos y le estoy intentando enseñar algunos criterios mínimos para que no acabe poniendo alguna barbaridad. 🙂

  2. De hecho, Ana, creo que se podría desarrollar algún tipo de herramienta para que se pudiera ejercer una democracia casi instantánea y en muchos más diversos asuntos, y no tan sólo cada cuatro años en las elecciones autonómicas y generales. En estos momentos, y sin ánimo de menospreciarla, la democracia que ejercemos es muy muy limitada. Y existen los medios para pedirle un poco más.

    Pero volviendo al asunto de Carmen, el hecho de que cualquier persona pueda hacerse oír a través de internet, y que cualquier persona la pueda escuchar, es desde luego una oportunidad y ensancha los límites del conocimiento y de la libertad (para quienes quieren ensancharlos, por supuesto), Es algo que deberíamos tratar de preservar. (¿Cuántas libertades individuales hemos perdido ya en aras de una mayor seguridad (antiterrorista, de autoría, en salud, política etc, etc, etc….?

    • Pues pienso como tú Pat, creo que se debería aprovechar la inmediatez de internet para que los ciudadanos ejercieramos nuestro derecho a hacernos oir y hasta decidir en determinados temas. El nivel tecnólogico necesario existe, certificados dígitales, Dni electrónico… solo hace falta la voluntad de los que nos gobiernan en consultar a los gobernados.
      Y el tema de las libertades perdidas en aras de la seguridad global es muy interesante, vamos que da para mucho 😉

      • Para mí sería más facil votar decisiones para cuestiones concretas que decidir apoyar un “paquete de ideas”, dado que ninguno coincide con el mío. Probablemente no se puede estar sometiendo cada pequeña decisión a escrutinio electrónico, pero para las importantes estoy segura de que llegará a ocurrir, porque además a los grandes partidos les encantará poder contrastar su mayoritario apoyo cada dos por tres.

Los comentarios están cerrados.