Home

La desilusión del Miércoles me ha empujado a buscar inspiración en la prensa. No suele fallar, y menos aún en una semana como esta, con unas elecciones tan recientes. Aunque la desilusión no vendría en este caso por los resultados: ni el más idealista fantasioso habría esperado otra cosa. La desilusión llegó cuando un amable internauta publicó cuáles habrían sido los resultados electorales de no estar vigente el sistema  D’Hondt, y a cada partido le hubiera correspondido el porcentaje de escaños derivado de su porcentaje de votos sin ponderación. Pero en realidad este es un tema que ya a viernes me ha dejado de desilusionar. O al menos tan vivamente.

Sigo recorriendo las portadas, en busca de desilusión, y la encuentro al detenerme en las noticias más leídas. Venga, Viernes, vamos a ver qué cosas le interesan a los lectores:

El País: con el número uno indiscutible: “Xavi dobla a Ibrahimovich”, con el número dos “Detenidos siete amish por humillar a otros miembros de la secta” .

El Mundo: con el número uno “La reina del absentismo laboral” y con el número dos “Jessica Bueno y Kiko Rivera pierden el bebé”.

(No escribo las listas enteras porque es largo, y porque no desilusiona: deprime, y al fin y al cabo es viernes, no?)

El caso es que a la luz que arrojan las noticias más populares -ya sé de dónde le viene al término popular la connotación peyorativa que tiene-, quizá esta noche plantee un cambio de línea editorial a mis compañeras de redacción. Aunque si a mí me produce una cierta desilusión, me pregunto de dónde sacará el aliento para levantarse cada día a trabajar a un redactor de periódico generalista, y no digamos  un reportero de guerra….

Al final me ha podido el optimismo incontenible, y he terminado pinchando una noticia que se titulaba “¿Quiere ser feliz? Hágase sacerdote, bombero o fisioterapeuta”. Que la verdad, cuando he empezado a leer y he hecho la pausa tras el cierre del interrogante me he respondido por lo bajo, como todos, supongo “sí, claro!” y cuando he seguido leyendo… en fin, que lo de hacerme sacerdote me viene regular tirando a mal porque no doy el sexo, para bombero no doy la talla, y para fisioterapeuta no doy el título. Qué desilusión. No obstante yo he seguido leyendo. Por lo visto unos sesudos del  Centro Nacional de Investigación de Opinión de la Universidad de Chicago han realizado un estudio con las 10 profesiones que proporcionan mayor felicidad. Pongo unos cuantos ítem, que como parece que hoy me ha dado por las listas considero que éstas van a constituir un elemento de cohesión en mi artículo, pero aviso que igual me canso antes del diez. Empezamos: con el número uno los sacerdotes, con el número dos los bomberos y con el tres los fisioterapeutas. Con el número cuatro, los escritores -mira, esto ya me empieza a gustar más- con el cinco los profesores de educación especial, y con el seis los de educación normal. Después ya hablan de profesiones sin ordinal y me destrozan el ranking, de modo que no sigo. Lo que sí apunto es la conclusión de que casi todas las profesiones más gratificantes comparten dos características: poca remuneración económica y entrega a los demás. Eso, a mi juicio tiene dos lecturas. Una de ellas es que la entrega a los demás no es algo que se valore. Qué desilusión. Y la otra es que a quien se entrega, el hecho de percibir poca remuneración no le impide sentirse gratificado. Y la verdad es que, corriendo los tiempos que corren, comprobar que la felicidad no tiene una relación directa con el nivel de ingresos, llena de esperanza. Aunque para haber llegado hasta aquí haya tenido que desilusionarme tanto. Pero lo importante es llegar.

Anuncios

Un pensamiento en “Cuando buscaba desilusión y encontré esperanza

  1. Es que sentirse realizado y feliz con el trabajo que se desempeña todos los días es una de las mejores cosas que te pueden pasar. Lo de cobrar un buen sueldo también está bien, pero se de muchos que se rebajarían el sueldo con tal de ir a gusto a trabajar. Luego quedan los otros, los que odian su trabajo pero ganan tal pastón que acaban adorándolo. Pero ese es otro tema.
    Me ha encantado tu listado, pero yo también me quedo en el número cuatro 😉

Los comentarios están cerrados.