Home

Dicen las matemáticas que la unión de dos cifras compone una cifra total que es suma de las dos. Dicen que la suma de uno más uno es siempre dos, y la de dos más dos es siempre cuatro. Eso dicen las matemáticas, que siendo una ciencia exacta no deja lugar a la opinión sobre sus planteamientos, sino que son así, y punto.

El problema surge cuando aplicamos las matemáticas, ciencia racional y exacta donde las haya, a nuestra inexacta e impredecible vida. A esa vida biológica, individual, emocional o colectiva. Y descubrimos que las matemáticas se equivocan y la unión de varios elementos puede dar un resultado mayor de lo que las matemáticas dicen. Y a este efecto se le llama sinergia, que procede del griego συνεργία que significa cooperación y la RAE lo define como la acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.

Es sinergia en biología la participación organizada de nuestros órganos para realizar una función, por virtud de distintas sinergias respiramos, nos alimentamos, nos desplazamos o nos reproducimos.

En economía se llama sinergia a la consecución de efectos adicionales por la participación conjunta de varias organizaciones, efectos que no se obtendrían por la participación separada de cada una de ellas. Producen efectos sinérgicos los grupos empresariales, efectos que, en economía, suelen referirse al mejor resultado económico para las organizaciones participantes en la unión, lo que no siempre implica una mejoría de las condiciones para los individuos participantes.

Es sinérgico el efecto de la unión social en forma de partidos políticos, sindicatos, asociaciones y organizaciones no gubernamentales.

Y, en nuestro entorno menor, sinérgica es nuestra participación en la  familia, la pareja, o nuestro grupo de amigos. Sinérgico el equipo de fútbol de nuestros hijos o un festival de fin de curso.

Y todos los efectos anteriores no se producirían si en nuestra dotación genética la naturaleza no nos hubiera asignado una dosis de recursos sinérgicos, esos que nos hacen multiplicarnos: el amor, la inteligencia, la creatividad, el valor, la paciencia…

Porque sinérgico es el efecto que el hijo mayor de patricia  consigue al publicar sus juegos para que los disfruten otros pero la mayor sinergia se ha producido cuando en un niño confluyen la inteligencia, la paciencia, la creatividad y la generosidad suficientes para llegar a diseñar, elaborar y compartir su trabajo y su disfrute con otros amigos.

La naturaleza, o Dios según criterios, nos ha hecho pequeñitos (a algunos incluso más que la media) pero ha sido generosa en el reparto de todo eso que nos puede hacer grandes.

Hay una sinergia clara en la unión de varios órganos, organizaciones o individuos, pero la primera sinergia y fundamental es la que se produce cuando cada uno de nosotros usa su creatividad, su inteligencia, sus conocimientos, su fuerza de voluntad o su amor y crece hasta ser algo más que un simple uno.

Mienten las matemáticas cuando dicen que uno más uno es siempre dos, pero la mayor mentira es el decir que un uno es siempre un uno, porque algunos hay que de uno nada, uno son, pero uno más.

Anuncios

2 pensamientos en “Cuando las matemáticas se equivocan

  1. Si, todo es relativo, sobre todo en las matemáticas, y sobre todo porque soy de letras y no me llevo muy bien con ellas, así que cuando no las entiendo prefiero relativizarlas 🙂
    Muy bueno el post Ana.

Los comentarios están cerrados.