Home

Ana decía el lunes que Europa enviaría a sus sicarios para partirnos las piernas si no devolvíamos el dinero, y eso es malo (sobre todo con los hospitales bajo mínimos como nos recordaba irónicamente), pero lo peor es tener el enemigo en casa. Es decir, que te partan las piernas, o la espalda a porrazos, porque quieras ejercer el legítimo derecho no solo a protestar, sino a exigir que este sistema corrupto, viciado e injusto cambie. Porque no se que más pruebas necesitan para darse cuenta de que esto no funciona.

Nos están desmontando el estado del bienestar, ese que todos hemos contribuido a construir, con la excusa de que no es viable. Nos han mentido, si ya sé que siempre lo hacen, pero esta vez se han pasado. Vendieron lo que quisieron en la campaña electoral aún a sabiendas de que no lo iban a poder cumplir, unos porque sabían el estado en el que dejaban las arcas públicas nacionales y los otros porque conocían perfectamente los agujeros de sus gobiernos autonómicos en un país mayoritariamente azul. Y esto dentro del estado democrático me parece tan grave que no entiendo como pueden seguir compareciendo todos los viernes ante un país que mira perplejo como anuncian medidas que afirmaron que nunca tomarían. Ahora ya no se puede negar el pasado, para eso están los videos de esa gran hemeroteca que es la red.

Perder la confianza en el sistema democrático es malo, muy malo. Y en la actualidad una gran mayoría de la población tiene el fuerte convencimiento de que votar no sirve para nada. Unos porque con la actual Ley Electoral el resultado de unas elecciones no es realmente representativo de la voluntad popular. Otros porque se han dado cuenta de que los programas se pueden incumplir con total impunidad con la excusa de ese interés general en el que se escudan y que no es otro que el interés de otros países y otros poderes económicos antes los cuales hemos perdido gran parte de nuestra soberanía.

El movimiento iniciado el 15M es ya imparable. Muchos ciudadanos no se conforman con escuchar, obedecer y callar, por fin hemos aprendido a rebelarnos, a protestar, y sobre todo, a hacerlo juntos sin necesidad de colocarnos detrás de ningún estandarte o bandera. No hace falta. Por mucho que se empeñen ciertos políticos en ponerle color al asunto. Ayer escuchaba a algún que otro miembro del gobierno equiparando la protesta pacífica del 25S con el 23F y no daba crédito.

Hasta que vi el despliegue policial ante el Congreso, hasta los de la troika se habrían acojonado si hubieran venido a cobrar las deudas.

Anuncios

Un pensamiento en “Política, mentiras y cintas de video (o de you tube)

  1. Yo no creo que el incumplimiento de los programas sea por el interés general. Es por el suyo propio. Si alguno de los partidos mayoritarios hubiera contado en campaña la realidad de lo que sabían, habrían dejado de ser mayoritarios, y ese es un precio que no piensan pagar.

    Y creo también que la policía debe responder ante una agresión, ante un riesgo, pero el mayor riesgo que corremos es quizá el de que se considere una agresión al sistema una manifestación pacífica. Entiendo el cerco al Congreso para evitar que se entre, no entiendo las cargas, los heridos, el miedo….

Los comentarios están cerrados.