Home

El gobierno actual culpabiliza al anterior gobierno de Rodríguez Zapatero de la crisis que sufrimos, por su mala gestión, por negarla, por encubrirla y si se ponen hasta por crearla.

El partido que gobernaba hasta hace cuatro días culpa al actual gobierno de empeorar nuestra situación económica hasta cotas insoportables desde que subieron al poder, como si ellos se hubieran atrevido a desobedecer a esa misteriosa “troika” que gobierna nuestros destinos desde hace meses.

Los ciudadanos se manifiestan contra el gobierno en general y los políticos en particular a quienes culpan de la terrible situación que sufre nuestra sociedad de a pie, los políticos les culpan de intentar tomar el congreso por la fuerza y la policía se pone las botas defendiendo un parlamento aislado y lejano de los gritos y la furia civil.

Wert culpa del independentismo a la descentralización educativa, desviando responsabilidades a las competencias autonómicas, como siempre.

Nosotros nos sentimos culpables por habernos dejado liar (sin mucha oposición todo hay que decirlo) y tener que pagar ahora esa ampliación del préstamo hipotecario que nos colocó nuestro querido y cercano director bancario, para reformar la cocina y el baño, sobre todo ahora que Hacienda nos reclama la parte de la ampliación que nos desgravamos con sanción incluida e intereses de demora, aunque eso si, la casa nos quedó monísima.

Y en esas estamos, esparciendo culpas por doquier, sin que nadie se responsabilice de nada, ni que en este país se penalizara la mala gestión. Sin ir más lejos, los bancos españoles han sufrido pérdidas de millones de euros debido a su avaricia en la época inmobiliaria y su dedo fácil a la hora de otorgar créditos sobre todo a constructores y promotoras, lo que dice muy poco a favor de la profesionalidad de sus directivos y consejeros. Y sin embargo ahí están, siendo rescatados, para que no se hundan, o más bien, para que devuelvan el dinero a los otros bancos que se los prestaron, los alemanes y franceses principalmente, que son los que vienen apretando.

Mientras los ciudadanos de a pie veremos pasar miles de millones de euros por delante de nuestras narices que irán a parar a los bancos que han dejado sin casa a miles de personas, sabiendo no solo que ninguno de esos euros revertirá en créditos a empresas y particulares, sino que además tendremos que pagarlos a base de no tener servicios públicos. Todo para la deuda.

Y para terminar parece que se va a culpabilizar, o mejor dicho encausar, a los activistas que organizaron la protesta de Rodea el Congreso acusándoles de delitos contra el Estado. Llevo días oyendo por parte de determinados políticos y medios de comunicación tonterías tan absurdas como que si no llegan a actuar los antidisturbios la muchedumbre hubiera atacado el Congreso de los Diputados. No se si hubieran guillotinado a Rajoy o simplemente le hubieran hecho dimitir como ponía en el manifiesto, pero me parece tan infantil suponer un acto de esa magnitud a unos ciudadanos enfadados si, pero mayoritariamente pacíficos, que no creía que por parte de la Justicia se fuera a tomar en serio. Pero sí, parece ser que estan investigando desde hace meses a los “instigadores” de la manifestación, que tuvieron la mala ocurrencia de copiar el lema “Occupy Wall Street” pensando que aquí que somos menos tremendistas que en Norteamérica no se pensaría en que la “ocupación” iba a ser literal. Asi que aunque cambiaron el lema han acabado siendo acusados de golpistas y hasta de fascistas.

Y yo que cada vez soy más mal pensada, todo esto me suena a que dentro de nada y con alguna reforma express del Código Penal, será delito manifestarse, y veremos quien va a ser el valiente que se atreve a organizar cualquier acto de protesta sin mediación de partidos políticos o sindicatos.

Bueno excepto los encuentros internacionales de la Juventud esos que celebran de vez en cuando las organizaciones cristianas y que aunque colapsan la ciudad no molestan a nadie.

Anuncios

3 pensamientos en “Culpa

  1. Yo también creo que el derecho de manifestación va a ser de pronto y porque se van a ver “obligados” regulado según les convenga. La delegada del gobierno en Madrid ya ha avanzado algo. Y alegan que es que en Madrid hay demasiadas manifestaciones, pero si ese fuera el principal problema se podría prohibir que cada vez que un equipo de fútbol madrileño gana algún torneo se paralice la ciudad y tardes horas en llegar a casa, seas futbolero o no. Madrid
    es capital del Estado y paga así su precio.

    Lo que yo veo en estas últimas manifestaciones de protesta (en los últimos meses cuando ya la gente anda indignada) es que todo el mundo está indignado pero cada uno lo está por una cosa y cada uno ve una vía de canalizar su indignación, y sí que hay gente que quiere quemar el congreso, otra que quiere asaltarlo, otra que quizálo mismo quiere aprovechar para visitarlo y la mayoría, la gran mayoría, que nunca tuvo ninguna intención de entrar en él y sólo quiere que conste que no están de acuerdo con la forma de llevar la crisis. Pero estos últimos mayoritarios no conviene sacarlos para ningún medio de comunicación, sólo si en el reparto de “porrazos” fueron agraciados con alguno. Y no me gusta como medio de alcanzar la fama.

    Y me espanta que el derecho a manifestarse pacíficamente se convierta en un gran riesgo de sufrir una agresión por parte de la policía o guardias de seguridad. Es volver muy atrás.

    • Lo que me parece peligros es utilizar a esos pocos violentos para empezar a “regular” derechos, y las regulaciones ultimamente siempre significan retrocesos. La gran mayoría de personas que habían allí solo querían demostrar su disconformidad con la manera en que se está gestionando este pais, y la cantidad de violentos era tan irrisoria comparada con el volumen total que si aquello no hubiera acabado en batalla campal no habría tenido la mayor importancia. No creo que en ningún momento la democracia hubiera estado en peligro. No más que en cualquier partido de futbol en el que los ultras de cada partido se lian a tortas o a destrozar mobiliario urbano. Y parece que el futbol no lo van a prohibir.

      • No es sólo peligroso, eso sí que es totalmente antidemocrático, y yo no llego a ver claro por qué pero sigo pensando que hay a quien le interesan esos pocos violentos, la respuesta de la policía… no sé, a lo mejor es sólo para intentar convencernos de que este país está fatal y necesita una reforma, no solo económica. Y lo de la reforma de los presupuestos, los rescates, la bajada en los ingresos, la pérdida de empleo o las subidas en el IPC pueden explicarse (bien o mal) basándose en la crisis económica. La restricción del derecho de manifestación (o de otros derechos) o yo soy muy tonta o no tiene nada que ver con la situación económica. A mi me asustan las aglomeraciones y no suelo asistir a manifestaciones de forma habitual, pero quiero seguir teniendo el derecho a hacerlo. Es verdad que se quejan de la imagen que España da en el mundo cuando las escenas que salen son las de actuaciones violentas y represión policial pero cuando la respuesta policial puede graduarse y ha sido claramente excesiva también me planteo si no están interesados en dar esa imagen al mundo para justificar sus reformas (no sólo las de los presupuestos). A mi ya nada me parece casual.

Los comentarios están cerrados.