Home

Estoy de acuerdo con Ana en que se debería pedir que los políticos cumplieran algún tipo de código deontólogico que cubran aquellos aspectos éticos que parece ser que en la actualidad no tienen muy claros. Aunque también opino que no debería ser necesario, que  simplemente deberían ejercer su actividad profesional con honestidad y responsabilidad, como cualquier otro tipo de trabajo remunerado (o no, que como cunda el ejemplo de la Cospedal nos vamos a quedar sin políticos).

El caso es que debería ser innecesario pedir todas esas cosas, así como el valor se suponía en el ejército, la dignidad y la honradez deberían también ser requisito indispensable para cualquier cargo público (privado también, pero en algunas empresas  mandan los accionistas y les importan muy poco los daños colaterales con tal de aumentar beneficios).

Pero en la res pública que dirían los romanos mal vamos, no sé si el Juez Pedraz se excedió al utilizar la frase “la decadencia de la denominada clase política” en un auto judicial, pero es verdad que es el sentir de una gran mayoría de la población, y cuando una gran parte de la población cree que uno de los problemas del país son los políticos algo se está haciendo mal.

Quizás la culpa sea de que en los medios solo se habla de los políticos y cargos públicos corruptos, de los imputados, de los que se aprovechan de su cargo, de los que mienten, de los que desprecian, insultan o meten la pata con desafortunadisimas frases, porque lo otro no es noticia, los que trabajan muchas horas, pierden horas de sueño, o se ganan un justo sueldo con su trabajo, aunque comparándolos en número con los demás haya más de los buenos que de los malos.

Los políticos en este país van a tener que hacer un gran esfuerzo para volver a recuperar el prestigio perdido. Ya sean del gobierno, o del principal partido de la oposición, o de cualquier grupo minoritario. Tienen que demostrar que les importamos, que trabajan para que la mayoría de los ciudadanos, los que les votaron y los que no, puedan vivir tranquilos y sentirse seguros, seguros en todos los ámbitos, una sociedad no puede tener miedo de enfermar por si no va a ser atendida con todos los medios disponibles, de envejecer por que no va a haber dinero para las pensiones, de tener hijos porque estos no van a poder estudiar o trabajar en un futuro…

Pero para eso tendrían que empezar por dejar de discutir…  

 

Anuncios