Home

 Yo soy un producto genuino de la educación pública. Toda mi formación académica, en todos los niveles, la he recibido en centros públicos de distintos sitios. Mis padres, ejerciendo su derecho de elección de centro para mí (su derecho y sus posibilidades en relación a sus prioridades) eligieron en cada caso el que fue considerado mejor (incluso en la Universidad fue atendido mi ruego y estudié donde yo quise) para proporcionarme lo que ellos entendían por una buena educación. Podría haber dicho que soy un producto de la educación pública genuino y orgulloso, que también es cierto. Así que, en consecuencia, soy acérrima defensora de mi educación pública.

Mis hijos, hasta ahora, pueden considerarse un producto genuino de la educación concertada confesional. Toda su formación académica, en todos los niveles, hasta ahora, la han recibido en centros concertados. Sus padres, ejerciendo nuestro derecho de elección de centro (nuestros derechos y nuestras posibilidades en relación con nuestras prioridades) hemos elegido, en cada caso, el centro que hemos considerado mejor para proporcionarles lo que nosotros entendíamos como una buena educación. Así que podría decir que son un producto genuino de la educación en escuela concertada, genuino y orgulloso, que también es cierto. Así que, en consecuencia, yo soy acérrima defensora de su educación concertada.

Y parece que esto no es posible. Porque si estás a favor de la escuela pública no parece posible que puedas estar a favor de la escuela concertada. Así que yo debo ser un bicho raro.

Creo, con convicción absoluta, que el progreso de cualquier sociedad (familiar, regional, nacional o mundial) se basa en la educación de sus miembros. Y, para que esa educación pueda ser el motor de avance, ha de estar garantizada para todos sus miembros con unos niveles óptimos. Es decir, que creo imprescindible una educación pública de calidad a todos los niveles educativos que garantice el acceso para todo el mundo sin  que el lugar en el que vives o tu nivel económico te perjudiquen a la hora de acceder a esta educación. Quiero una educación pública fuerte, con los profesores de apoyo necesarios, con los docentes adecuados, y con una distribución de centros que permita que todo el que quiera acceder a ellos pueda hacerlo. Aunque eso no vaya a hacer que yo cambie a mis hijos de cole.

Creo que es perfectamente compatible el derecho a la educación de calidad para todo el mundo con el derecho de elección de los padres, son muchas las variables que se tienen en cuenta a la hora de elegir un cole y lo mejor para todos sería que hubiera más alternativas y con mayor calidad. En cualquier caso no entiendo el que parezca que la única manera de mejorar la educación pública es a costa de la concertada, porque no es cierto.

Esos son mis planteamientos de base. Pero luego está Wert. Y… buff.

Mi punto de vista de que la educación ha de ser el motor de cualquier sociedad implicaría que el Ministerio de Educación fuera uno de los más importantes. Y resulta que nuestro ministro de educación es… el que es. Así que no lo entiendo.

En cuanto a la última polémica por las clases de religión en los coles sólo puedo opinar por los titulares de prensa porque no he leído el borrador de la próxima ley a reformar (aunque sí es una lectura pendiente), pero sí creo que ya va siendo el momento de separar creencias religiosas y estado. Así que yo preferiría que las clases de religión (de cualquier religión) fueran opcionales en los colegios públicos sin que hubiera una asignatura de sustitución.

Pero lo que más me fastidia de esta polémica, y me fastidia mucho, es que, a pesar de la extendida creencia en todos los entendidos de que nuestro sistema educativo necesita una reforma amplia y en profundidad, y que eso requiere un consenso de todas las fuerzas políticas para que no dependa de los vaivenes electorales, resulta que los políticos ni se plantean llegar a él y andan pegándose unos y otros por si las clases de religión tienen alternativa o no… ¿de verdad eso es lo más importante? ¿no debería ser algo menor dentro de la reforma brutal que necesitamos? ¿O es que esa gran reforma se va a quedar en eso? ¿Sólo vamos a tocar Educación para la Ciudadanía y Religión? ¿Es eso lo único que les preocupa a unos y les duele a otros?… no me digáis que no es muy fuerte.

Anuncios

2 pensamientos en “De la (buena) educación

  1. No creo que la polémica se deba centrar en la religión por supuesto, como tu dices, hay cuestiones más profundas y graves en esta Reforma que se quiere plantear, y en la que no se ha contado con los agentes y profesionales que tendrían que haber trabajado en ella (como es costumbre en este pais), y porque parece más una reforma ideológica que educativa es por lo que está levantando tantas ampollas.
    Sobre lo de tu educación pública, mira lo bien que has salido, jeje. Y sobre la de tus hijos, no tienen porque salir peor. Yo también deseo que exista una libertad total de elección de centro, pero no llevo bien que se recorte en la pública, y sé que los recortes también han afectado a las concertadas, pero allí se pueden suplir las carencias doblando las “aportaciones” de los padres, pero en la pública ni siquiera existe esa posibilidad, así que si te quedas sin profesor de apoyo no puedes pagar uno ni aún queriendo.
    A veces se pierde el concepto importante: la BUENA educación.

    • Sí, Karmen, creo que se pierde de vista qué es lo que debería ser importante. Y centran las negociaciones en cuestiones ideológicas para todo. Y en particular la educación y la sanidad requerirían un pacto global en el que se alejaran lo más posible de cuestiones ideológicas. Porque es verdad que puede ser importante la elección de un modelo público o concertado, tanto en sanidad como en educación, pero yo echo de menos el debate importante sobre la (buena) educación y la (buena) sanidad que debemos tener o, mejor, la ausencia de debate y el ponerse a trabajar en serio y con una estrategia clara y consensuada para evitar el deterioro (aún mayor) de nuestro sistema educativo y del sanitario. Si siguen primando los debates ideológicos no vamos a llegar a ningún sitio.

Los comentarios están cerrados.