Home

Al final de su artículo del miércoles sobre el periodismo, Carmen dice quedarse con el “periodismo de denuncia”. Acertada opción esa en la que el periodista va más allá de la transmisión de una noticia para investigar, documentarse y llegar a denunciar una realidad injusta, indecente, despreciable o delicitiva.

Estamos en tiempo de denuncias. Denuncia la prensa, lo hacen los partidos políticos por las faltas de sus adversarios, lo hacen las organizaciones no gubernamentales de ayuda a los desfavorecidos, lo hace la gente en la calle… denunciamos, no dejamos de denunciar. Pero ¿qué hay más allá?.

La denuncia es vana si no hay ningún órgano que se encargue de ella. Los tribunales de justicia deberían ser los indicados para resolver la mayoría de esas denuncias pero, para ello, es necesario que la denuncia se presente realmente y que la justicia funcione con agilidad e independencia.

Es deseable un periodismo de denuncia, es aconsejable la queja ciudadana y la insistencia de cada asociación que convive con la injusticia y con la desigualdad pero… ¿a dónde llegan esas denuncias? ¿alguien las toma en consideración? No digo alguien de la calle, no, que ahí hay mayoría seguro, digo alguien con poder de decisión.

En estos días el PP ha anunciado que publicará sus cuentas anuales y la declaración de la renta de Rajoy (y  no sé si alguno más) para dar sensación de transparencia y transmitir a la harta población que nada de lo de Bárcenas aparece por allí. Es una pena, porque parece que ellos mismos no conocen el principio básico de una contabilidad B: la contabilidad B no se contabiliza oficialmente, nunca aparece en las cuentas anuales ni sus ingresos son declarados en la declaración de IRPF por sus receptores, así que, para convencernos de que no hay una contabilidad B haría falta algo más… ¿van a hacer algo realmente válido para convencernos? ¿van a dimitir si no es así?

Por otra parte el PSOE dice que ellos no van a publicar sus declaraciones mientras no haya un “procedimiento establecido”, así que reclaman transparencia al resto pero ellos no transparentan nada. Hoy mismo también se ha conocido el discurso en el que la Secretaria General de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas pegaba un varapalo a su organización madre. Pocos jóvenes, y menos jóvenes, no estarían de acuerdo con ella pero… ¿harán algo por cambiar en la dirección de su partido? ¿se harán conscientes de que cada vez representan a menos gente y harán algo válido para convencernos de que sí nos van a defender de verdad? ¿dimitirán en caso contrario?

¿Hay algo, alguna institución en la que confiar para que, si hacemos una denuncia, esta sirva de algo?

¿Cuánto queda para que nos convenzamos de que no y demos el paso siguiente?

Porque se sigue deteriorando nuestra confianza en las instituciones, en todas las instituciones pero no parece que se haga nada por cambiarlas.

No sé si el sentir es general pero yo, para poder votar en unas próximas elecciones, necesitaría que no se presentara nadie de los que ahora mismo ocupan puestos de responsabilidad en todos los partidos. No sé si injustamente o exageradamente, pero mi desconfianza es general. Creo que hace falta un cambio, porque ya no los considero capaces de desarrollar la función que se les encomendó. Es imprescindible el cambio. Así que la propuesta sería que el efecto Papa se extendiera por aquí y tantos que no son capaces (por problemas de salud o de conciencia general, que es peor) de desempeñar sus puestos optaran por abandonarlos y se llegaran a convocar unas elecciones con gente nueva en todos los partidos. Con una ley electoral que permita una representatividad más real y reduzca el número de parlamentarios. De esos parlamentarios, todos gente nueva que, nada más llegar, y antes de dejarse corromper por el poder, aprobaran las leyes de regeneración que se están necesitando: de regeneración política, económica, institucional…

Aunque la verdad, dadas las horas que son, ya no sé si lo que he escrito es una propuesta o el guión del sueño que me toca esta noche…  ¿Será posible que sea imposible?

Anuncios

Un pensamiento en “De la denuncia al imposible

Los comentarios están cerrados.