Home

Bilbao-y-el-GuggenheimNos hablaba Carmen el miércoles de Alcaldes 2.0, de esos que ejercen el poder municipal con coherencia y honestidad, cualidades que no dependen de su afiliación política, y que nos permiten reconciliarnos un poco con la profesión política.

Esta semana también se ha dado a conocer el reconocimiento que la Fundación City Majors ha otorgado a Iñaki Azcuna como Alcalde del Año 2012. Y se le reconocen como méritos:

  • Haber usado el museo Guggenheim como base para reconstruir la ciudad.
  • Su gestión financiera que ha permitido que la ciudad esté prácticamente libre de deudas.
  • La transparencia en su gestión.

La Fundación explica que la transformación de Bilbao desde una ciudad industrial en declive a la actual ciudad referencia en cultura, turismo y arte estuvo marcada por dos hitos importantes: la apertura del museo Guggenheim en 1997 y la elección de Iñaki Azkuna como alcalde.

El código de ética de esta Fundación (firmado por Azkuna)  establece las directrices para un gobierno municipal honesto, transparente y no discriminatorio, y esas son las bases en la elección de sus personajes cada año. En este hay otros dos:

En segundo lugar y por servicios a su ciudad está Lisa Scaffidi, alcaldesa de Perth, Australia Occidental. Por, según los representantes de la Fundación, haber tenido la visión y la energía para convertir a Perth en una de las ciudades “más extraordinarias del mundo”.

El tercer lugar  fue otorgado a Joko Widodo, alcalde de Surakarta (Indonesia) de 2005 a septiembre de 2012, cuando fue electo gobernador de Yakarta. El alcalde de Surakarta convirtió a una ciudad con alta criminalidad en un centro regional para las artes y la cultura que ha comenzado a atraer turismo internacional. Su campaña contra la corrupción le valió la reputación de ser el político más honesto de Indonesia.

Así que, existen buenos políticos municipales e incluso una organización se dedica a buscarlos y entregarles un reconocimiento. Podría ser una forma de hacerles ver que sí se nota la diferencia con otros, y que esto es lo que de verdad deberían ser todos. Aunque, en el caso español, si a algún alcalde se le va a nombrar  mejor alcalde del mundo sin duda tiene que ser al de Bilbao, aunque parezca un chiste.

Anuncios