Home

El tema de las viviendas, los bancos, los activos tóxicos, los deshaucios, los suicidios… es uno, si no el más, de los más graves problemas que tenemos ahora. Y propone una idea Patricia en la que considera la idea de “nacionalizar” los activos tóxicos (casas) de los bancos para convertirlos en viviendas sociales. Y, opina Patricia, que eso de convertir esos activos tóxicos del banco malo en viviendas sociales sería “nacionalizar” esos bienes y es en ese término en el que yo no estoy de acuerdo. Esa inyección brutal de dinero que han recibido, y quizá sigan recibiendo, los bancos para su subsistencia la vamos a tener que devolver entre todos. Por tanto, si el dinero que les permite deshacerse de los activos tóxicos es nuestro, nuestros serán esos activos tóxicos. Así que yo no consideraría que darles uso fuera “nacionalizarlos”, no, sería meramente “racionalizarlos”.

Vaya un país de idiotas pareceríamos al niño del cuento del rey desnudo, gente suicidándose porque le quitan la casa, otros miles de gentes volviendo a casa de sus padres o apiñándose con familiares, amigos o conocidos, o cediendo la custodia de sus hijos porque no se pueden hacer cargo de ellos… y resulta que tenemos miles de viviendas vacías. No creo que la decisión de sacar las viviendas vacías para su uso social sea una cuestión de ideología, porque es una idea que yo he comentado con amigos de distintas ideologías y hay un acuerdo general en que sería lo más lógico, lo más racional.

Lo cual me lleva a pensar que quizá el déficit mayor que tenemos en nuestros políticos de colores es que les sobra ideología y les falta razón. Porque no la usan, y porque no la tienen.

La ideología sirve de poco cuando hay que resolver problemas reales, con miles de afectados. La única forma de resolver problemas es aplicar el pensamiento lógico, la razón, y actuar en consecuencia, decidiendo a tiempo, antes de que los problemas crezcan.  Más o menos lo contrario de lo que nos hemos acostumbrado a ver en los últimos años…

Anuncios