Home

Detrás de cada objeto que utilizamos hay una idea. Detrás de la ropa que vestimos, los automóviles que conducimos, los edificios en los que vivimos, detrás de la música que escuchamos, los cuadros que admiramos, los libros que leemos, los programas de radio o televisión que seguimos, las fiestas a las que acudimos… Detrás de todo, y de todos, hay una idea.

Detrás de cada artículo de este blog, debería haber una idea, una al menos. Pero a veces no, a veces no salen, a veces resulta que se pone una ante la pantalla en blanco con la mente en blanco y esa sencilla combinación de no-color que en el mundo de la moda podría ser objeto de grandes elogios… en el mundo literario es nuestra perdición.

Pero mentimos a veces. Miento yo hoy, por ejemplo, porque ninguna idea me digo tener y ninguna idea parezco tener al escribir. Pero sí la tengo, sí las tengo, mejor dicho, porque son unas cuantas. Cuatro días de incertidumbre han dado para muchas ideas, pero hoy, al resolverse la incertidumbre, las ideas se quedan enrevesadas entre ellas y lo que no es nada fácil es separar una sola de forma coherente. Hay días en las que nuestras  mentes dan muchas vueltas. Para mí estos últimos han sido de esos. Y el tanto pensar deja la mente embotada y agotada, y las ideas están, seguro, porque salen a trozos deslavazados, pero nada puedo hacer por juntarlos y sacar un texto coherente. Nada puedo, digo, porque sí, resulta que ideas sí tengo, pero me falta el hilo. Un delgado hilo de Ariadna que me ayude a desbrozar el laberinto.

Hoy no ha habido suerte. Esperemos sí la haya el próximo lunes.

Anuncios

3 pensamientos en “Una idea

  1. Pues para no tener una idea lo has resuelto espléndidamente. Me ha venido a la cabeza la canción de la Carmen París:
    “Dicen que han dicho que dicen
    dicen que han ido diciendo
    y entre dimes y diretes
    llevas la petaca llena.
    Que si oye, que si mira
    ¡que si fíjate qué cosa!
    Y con esta tontería
    ya he terminado una estrofa[…]”

Los comentarios están cerrados.