Home

Llevamos unos días en Euler en el que no damos un descanso ni a la náusea ni a la indignación. Ni en lunes ni en miércoles ni en viernes. Me había propuesto unos de mis característicos cambios de tema radicales y dar una tregua, juro que tenía el propósito , pero los resultados del informe de Credit Suisse acerca de la riqueza en el mundo, y más concretamente en España, dieron al traste con él.

Según el informe sobre la riqueza elaborado por Credit Suisse, el número de millonarios en España, entre la segunda mitad del pasado año y la primera mitad de este, ha aumentado un 13%. Y todo esto en un contexto en el que la economía española atraviesa su recesión más larga en medio siglo, el paro aumenta a máximos históricos y las Administraciones Públicas llevan a cabo recortes sin parangón en democracia.

Pero esto no sacude las tripas con precisión. Porque el anverso de la riqueza no es el contexto económico -por mucho que tenga que ver- sino la pobreza. Así que voy a hacer una comparativa riqueza versus pobreza.

Qué es ser rico y qué es ser pobre para las estadísticas.

Antes hablaba de que para que un ser sea considerado millonario (asimilaremos con rico) debe tener un patrimonio superior al millón de dólares sin incluir la vivienda habitual, que haciendo un cambio aproximado en euros, hablamos de la persona con un patrimonio superior a 740.000 euros -sin incluir la casa donde vive-.

Para los análisis de la pobreza y exclusión, considerando el indicador europeo AROPE, hay tres factores que se tienen en cuenta a la hora de considerar a una persona pobre: su situación de pobreza (que tenga unos ingresos anuales un 60% inferiores a la mediana,que en España está en torno a los 7.500 euros anuales), la privación material severa (dificultades para pagar hipoteca o alquiler, calefacción, gastos imprevistos, alimentación correcta tres veces a la semana, disfrute de 1 semana de vacaciones al año), y la intensidad de trabajo (hogares con un índice de intensidad del trabajo inferior a 0,2. El índice para un hogar de dos personas en edad de trabajar en el que sólo lo hace una de ellas es de 0,5).

Ahora vamos con las dos caras de la moneda.

Cara millonaria: en España tenemos 402.000 personas, un 0,86% de la población. Han aumentado un 13% en el último año.

Cara de pobreza y exclusión: en España tenemos 12.600.000  personas en situación de pobreza y exclusión, un 26,8% de la población en 2012 según el índice AROPE y los datos provisionales del INE. Los pobres han aumentado un 22% con respecto a 2011. Dentro de esas cifras, ya hay más de 3.000.000 de personas en situación de pobreza severa, es decir, que viven con menos de 307 euros al mes.

¿Casualidad? ¿Las políticas de recuperación de la crisis a quién recuperan? En términos macroeconómicos quizás el neto sea de una menor pobreza. Pero si analizamos la distribución de las riquezas, o de las recuperaciones, ¿no se corta la respiración con las náuseas? ¿qué opinión merecen los políticos RESPONSABLES y ORGULLOSOS de estos resultados? ¿cuánto falta para que haya alternativas? ¿cuánto tiempo se soporta esto con resignación?

Y sigo con el vómito, porque mientras tanto, leo con atención que nuestra querida alcaldesa no electa, Ana Botella, en su ordenación municipal, multará con hasta 750 euros no sólo a músicos callejeros, sino también a mendigos!!! Que su miseria siga engrosando el número de millonarios, pero que no se vea, que queremos una ciudad bonita, sin acampados, contestatarios, escratchistas, desharrapados, perroflautas, desahuciados ni mendigos. Apestan.

Y con esa ordenanza hipócrita, clasista, injusta e ilegítima, que supone un recorte de libertades ciudadanas que no se conocía desde la de 1948, cierro este cólico que no cesa, con la desobediencia civil como único recurso.

Me voy a la farmacia. Buen fin de semana.

Anuncios

4 pensamientos en “Cólicos

  1. Que vergüenza lo de los mendigos. Si tanto les preocupan las apariencias, deberían empezar por lavar su imagen de payaso circense. Tiene gracia además, que lo digan ellos que producen indigencia en serie…

  2. Me producen tanta vergüenza, me rebela tanto que esa gente me gobierne y me legisle, me siento tan impotente ante su gobierno, ante las realidades que se están generando… es terrible. Les deseo en sus carnes el mismo dolor que generan. Y con mi respeto y mi obediencia, que no cuenten.

  3. A mi me parece tan escandaloso que haya gente lucrandose y aumentando su riqueza aprovechándose de la crisis y la pobreza ajena. Que sí, provoca náuseas.

Los comentarios están cerrados.