Home

Ayer los valencianos contemplamos el fin de la radio y televisión pública con una mezcla de impotencia por lo que era una muerte anunciada y la rabia por la impunidad de la que gozan los que la han llevado a su ruina, como tantos otros nefastos gestores públicos que después de hundir ayuntamientos, administraciones, empresas públicas y cajas de ahorro han pasado a la empresa privada por la puerta grande y con todos los honores.

Aquí teníamos una televisión pública que cuando Eduardo Zaplana subió al poder tenía una audiencia del 21%, y que tras 18 años de manipulación del PP ha ido mermando hasta un exiguo 5%, mientras que la deuda que en aquel momento era de 22 millones se incrementó hasta los insostenibles 1.126 millones de la actualidad. Claro que había que colocar a mucha gente, así que la plantilla que entonces no llegaba a 700 personas hoy superaba los 1.600 trabajadores, la mayoría de los cuales no acudían a trabajar pero si cobraban puntualmente la nómina a final de mes. Todos conocemos a alguien que trabaja en Canal Nou y nos cuenta que de unos 8 técnicos en plantilla para cubrir determinado evento deportivo siempre van los mismos dos, a los otros cuatro nunca los han visto por los estudios.

Pero si la gestión económica era nefasta lo peor era la manipulación informativa, tan descarada que cuando en Marzo de 2002 la Unión de Periodistas Valencianos concedió el premio Libertad de Expresión al comité de redacción de Canal 9 por su oposición a la manipulación y la censura informativa a los que les obligaban los directivos, los informativos comunicaron que la premiada era la cadena.

El accidente del metro donde murieron 43 personas no fue noticia destacada ni siquiera el mismo día de la tragedia siguiendo órdenes que salieron del mismo despacho de Francisco Camps. Mientras tanto el Papa Benedicto XVI visitaba Valencia, de lo cual si se dio cumplida cobertura informativa, tanta que sirvió para que la trama Gürtel se metiera en los bolsillos más de 7 millones de euros. Trama de la que se informaba en el resto de telediarios del país menos en el de aquí. Radio Televisión Valenciana fue el último medio informativo de España en informar de la dimisión de Francisco Camps, anterior presidente de la Generalitat, lo hizo cuarenta minutos después y en diferido, sin ningún comentario ni explicación sobre la razón de su dimisión.

Por esas razones nunca veo ese canal, ni siquiera lo tengo memorizado entre los favoritos del TDT, porque hace años que como tantos miles de valencianos me tengo que informar de la verdadera actualidad política de esta comunidad en las noticias de las cadenas nacionales, así que anoche tuve que buscarlo, quería ver cual era la reacción de sus trabajadores que llevan años luchando contra la manipulación impuesta y el ERE de la Generalitat que los ha puesto a casi todos en la calle, y valió la pena. Por fin pudieron leer un comunicado escrito por ellos mismos en horario de máxima audiencia en el que dijeron cosas como estas:

“Ni los valencianos ni los trabajadores somos responsables de la mala gestión política y económica que ha hundido a este medio, consideramos una vileza y un acto de cobardía la decisión del cierre como la única solución a los problemas de la empresa, problemas que tienen un origen político y que exigen responsabilidades políticas. Los trabajadores de Radio Televisión Valenciana denunciamos que ex directivos de esta empresa están implicados en casos de corrupción ligados al caso Gúrtel, ex directivos también están imputados por casos de abuso sexual a trabajadoras de esta casa y ex directivos han hecho EREs ilegales, y ahora los trabajadores tienen que pagar los platos rotos…”

Terminó reclamando el derecho que tenemos los valencianos a una televisión pública en valenciano y de calidad. Es el mejor informativo que he visto en esa cadena en muchos años.

Espero que no sea el último.

Anuncios

3 pensamientos en “Las mentiras de Canal 9

  1. Yo sinceramente dudo de la utilidad hoy en día de la tele pública, es un gasto más de los muchos que habría que suprimir, no me refiero a esta en concreto, me refiero a todas en general, suelen ser meros vehículos de propaganda del gobierno de turno.

    • Si, pero lamentablemente es la única televisión en la que se pueden ver peliculas y programas en valenciano, aunque solo sea para que los niños castellano parlantes puedan oirlo en otro sitio que no sea el colegio.

  2. El qué?, la formula 1, la visita del papa dale que te dale, les fetes del seu poble, la descripció del campanari…?. Ha sido una tele insoportable, no queremos más!

Los comentarios están cerrados.