Home

Estoy completamente de acuerdo con Ana y Pat sobre la calidad de las argumentaciones políticas y su ausencia de previa meditación. Me atrevería a decir que hay veces que si tienen argumentos pero estos son tan éticamente incorrectos que ni ellos mismos se atreven a pronunciarlos y es cuando acaban cayendo en el socorrido “los otros también lo han hecho”, pero lo que no puedo soportar es que no puedan defender sus decisiones de una manera convincente. ¿No estudian los informes que previamente les pasan sus asesores? ¿Solo memorizan el argumentarlo diario para salir del paso ante cualquier periodista plasta que le sorprenda micrófono en mano?

Porque nadie me negará que la capacidad de improvisar respuestas inteligentes de algunos (muchos) políticos brilla por su ausencia. Y no es que la elocuencia de discurso asegure un acierto en las decisiones a tomar pero por lo menos hace más amenas las explicaciones, y a veces hasta creíbles.

Pero es que o me he vuelto muy escéptica (que también) o a veces me da la impresión de que ni ellos mismos se están creyendo lo que dicen, y eso viniendo de la clase que dirige nuestro presente y futuro me parece muy deprimente.

La otra noche vi una entrevista a unos de los políticos para mí más coherentes que ha tenido este país, Julio Anguita. A lo mejor mi visión subjetiva me hacía ver lo que no era, pero hasta en los periodistas de ideología contraria a la suya me pareció ver respeto y admiración ante las respuestas a las preguntas que ellos le planteaban. Y en esa entrevista dijo una cosa que a mi me gustó mucho, y es que el respeta a los políticos que estudian, porque le demuestran que tienen interés, que pueden no compartir las ideas en cuanto a las soluciones de los mismos problemas, pero que se toman las molestias en buscarlas estudiándolas.

No es que crea que haya que ser un sabio para gobernar, pero si me da más confianza la persona que se informa profundamente y estudia un tema más que el relee documentos elaborados por asesores más o menos interesados, y como algunas ruedas de prensa nos han demostrado, hay demasiados políticos que no saben de lo que hablan y así toman las decisiones que toman.

Y si no que se lo digan a Rajoy, que mete en una misma frase el funeral de Mandela y el campeonato del Mundo que ganó España concluyendo que es un momento muy bonito y emocionante. Que me lo expliquen.

Anuncios

4 pensamientos en “Improvisando

  1. De hecho no soy comunista, ni de lejos, y Anguita me parece el mejor politico que he conocido en España, hasta le voté, sin ser comunista, me parece un tipo muy sincero, coherente, sabe hablar de narices y sobre todo parece honrado.

    • Pues estamos completamente de acuerdo en eso. La pena es que no haya muchos más políticos con esas caraterísticas (sobre todo en lo que coherencia y honradez supone) 🙂

      • Que manda huevos, que diría Trillo, que lo que exigamos a los políticos, decencia, coherencia, honradez, sean en principio cosas que debieran ser la norma y no la excepción.

        Es como si cantáramos loas al altísimo cuando nos venden pan y no está podrido, coño, es que qué menos puedes exigir.

        A sus pies quedo humildemente postrado estimada y nunca suficientemente ponderada Karmen.

Los comentarios están cerrados.