Home

Me vais a decir que soy muy poco original pero no lo he podido evitar, es “la gran noticia”, la que va a llenar páginas y páginas de prensa seria hablando de la abdicación, la necesidad de nuevas leyes, la coronación, la nueva línea sucesoria… y también muchísimas más páginas de la prensa rosa que hablarán de la nueva reina, lo bien que viste (que parece que es lo más importante para ser una buena reina, ser de las más elegantes entre la realeza europea), lo monísima que es la nueva Princesa de Asturias (pobre con ocho años y ya la van a poner a trabajar).

Esto me hace reafirmarme en mi profunda preferencia por un estado republicano y no cualquier tipo de monarquía. No tiene nada que ver la ideología política, se ha podido comprobar estos últimos días que hay republicanos de todo signo y condición, tiene que ver con el anacronismo y obsoleto de la institución como tal. Como tantas otras que todavía tenemos que aguantar.

Primero porque nadie debería tener más privilegios que cualquier otra persona por nacimiento o apellido. El protocolo debido a la familia real me parece algo de otra época y no considero justo que haya que inclinarse o besar la mano de nadie que ocupa su puesto meramente por herencia de un apellido que en la mayoría de las monarquías han mantenido a base de engaños, abusos y muerte (y no hablo de muertos plebeyos sino entre la misma nobleza capaz de matar a su propio hermano para llegar a reinar).

Tampoco parece muy acorde con los tiempos que la línea sucesoria se salte dos veces la igualdad de derechos entre hombres y mujeres que propugna la Constitución (esa tan sagrada para lo que conviene) y pase por encima de las dos hermanas mayores para que reine el hijo varón. Ya se que también está contemplado este hecho en la Constitución y que los dos artículos chocan entre sí, pero otras monarquías europeas han solucionado este tema sin ningún tipo de dramatismo y sus actuales reyes son mujeres.

Pero lo peor de todo es que se nos trate a los ciudadanos de manera paternalista, como si no fuéramos lo suficientemente adultos para saber y decidir lo que queremos. Que se siga metiendo miedo con el tema de la República (y me da igual el color de la bandera final), como si fuera mérito del Rey Juan Carlos, y solo de él, el que haya habido paz en estos últimos 39 años en España. Algo habremos hecho también la sociedad civil digo yo, porque parece que si se proclama la Tercera República vamos a salir a la calle a darnos de ostias al día siguiente.

Porque ya sé que el Rey en realidad no manda, igual que no mandaría un Presidente de la Republica, que es un puesto como de Relaciones Públicas del país, y que tampoco nos íbamos a ahorrar tanto dinero del presupuesto, aunque creo que algo si, pero por lo menos tendríamos la opción de mantenerlo o no dependiendo de su trabajo, con la monarquía tendremos al próximo Rey hasta que se muera, o abdique, y siempre quedará algún Borbón con ganas de sustituirle.

Y no me negareis que Felipe VI suena a pasado rancio y caduco.

Anuncios

10 pensamientos en “Reyes, plebeyos y ciudadanos

  1. Mi opinión, puestos a comentar, empezando porque no soy monárquico a ultranza (no tengo problema en despacharlos, pero…):
    -La monarquía es una tradición en una época en la que vivimos bajo el síndrome del cambio continuo.
    -El rey -o reina- como símbolo del Estado tiene cara, puede -debe- ser simpático y popular, da continuidad, gana afectos, en una época de desafección política. Si no lo cumple -el Rey ha estado a punto de no hacerlo, con algunos de sus errores, y los de sus yernos….- se les despacha y punto. Eso lo tengo claro.
    -‘Sonar a rancio no significa nada’, y podemos ganar mucho con una oportunidad al ‘joven’ monarca: a ver cómo gestiona los separatismos, o las relaciones con Iberoamérica y otras relaciones internacionales.
    -Los que piensan que un cambio de régimen en la jefatura del Estado es más barato, no parecen tener ni idea de que todo depende de cómo lo organice la casta política: repúblicas de nuestro entorno tienen gastos muchísimo mayores que la casa real española.
    -El guerracivilismo subterráneo en el que viven muchos tiene ganas de ‘ganar’ todavía, vive acomplejado.
    -¿Cuántas repúblicas hereditarias hay en el mundo? Sin ir más lejos, la tradición norteamericana, con los Bush como ejemplo. Ahora viene la Clinton. ¿Y qué de los Kirschner en Argentina?
    -La bandera tricolor no me gusta nada. Significa además el centralismo castellano (que eso es el morado).

  2. No es cuestión de ser más o menos barato, ni siquiera de que lo hagan más o menos bien, es democracia, punto.

    Me hace una gracia enorme oir a Rajoy que la inmensa mayoría del pueblo español apoya a la monarquia, qué manía de pensar por los demás, pregunta, coño, pregunta y así ya hablas con propiedad.

    Besotes.

  3. Estoy contigo Dess. Muy probablemente, si convocaran un referéndum ganaría una mayoría monárquica. Y aunque yo prefiera otras opciones, para mí, esa monarquía votada en urnas tendría la legitimidad de la que la actual carece. Se trata de una cuestión de respeto hacia los ciudadanos.

  4. ¿Inglaterra, Noruega, Dinamarca, Holanda, Suecia, Luxemburgo no son democracias? Siria, China, Rusia, Venezuela, Argentina ¿lo son?
    No puedes estar cambiando de régimen a cada paso. En el contexto de descontento actual se ha instalado el mito de que votar todo arreglaría los problemas.
    Si miráis la historia de la democracia, siempre tiene problemas, y cada sistema democrático tiene sus deficiencias. En mi opinión, el problema radica más en que hemos aprendido a esperar demasiado de los gobernantes, hay poca sociedad civil que tome iniciativas, más allá de las empresariales, los clubs deportivos y las cofrafías de Semana Santa. Con esos mimbres, nos salen estos cestos.

    • Es que para mí repito, eso es lo de menos, es evidente que la democracia, la calidad democrática de un país, no la da el ser monarquía o república, se trata de votar, ¿que no arregla los problemas? Puede, ¿va a empeorar España siendo una república? No se sabe, es cuestión de principios, no hay más, si Felipe es el mejor jefe de estado para los españoles, se vota y saldrá, si no saldrá otro.

      Votar todo no arreglaría los problemas, es probable, lo que está claro, y no hablamos de hipótesis, es que votar cada cuatro años en un sistema electoral injusto que da mayorías absolutas a porcentajes de voto muy por debajo del 50 % no sólo no arregla sino que empeora, empeora la educación, la sanidad, la pobreza.

      ¿todo lo empeora? no, ellos están mucho mejor cada día que pasa, total, les sale gratis mentir, “el rescate de la banca no la pagará el ciudadano”, “vamos a recortar de todo menos de educación y sanidad”, esto no me lo invento yo, lo dijeron ellos, no se trata de esperar demasiado de ellos, se trata de al menos esperar que cumplan lo que dicen y no que hagan todo lo contrario, subir los impuestos cuando estaban en la oposición estaba mal, era un crimen, pues toma taza y media.

      Y no entramos ya en las corruptelas, que ni hace falta, pero ahí están, y no dimite ni cristo, ni colorados se ponen, un gobierno medianamente decente vería el batacazo electoral que se han dado y dimitiría, porque está claro que el pueblo ya no les quiere, ¿van a dimitir?, ni por el forro.

      ¿Es esperar demasiado que un gobierno al que votas con un programa muy concreto lo cumpla? ¿es esperar demasiado que sean mínimamente decentes?, no, es esperar lo mínimo, no esperamos que hagan el milagro de los panes y los peces.

      Perdón por el tocho.

  5. Totalmente de acuerdo contigo Dessjuest, no es esperar demasiado, es esperar justo lo que han prometido. Si ven que no van a llegar que sean honestos y lo digan. Lo que más rabai me da de la clase política en el poder (y ahí incluyo a la oposición), es que se nos trate de una manera tan paternalista, prometiéndonos cosas que si sabes sumar y restar intuyes que no van a poder ser. Como si nos las fueran a traer los reyes magos porque ellos las piden.
    Y lo de la monarquia simplemente es anacrónico y se debería de dejar a los ciudadanos decidirlo, no es cambiar de régimen en plan capricho sino establecer uno que quiera la mayoría, no que se nos imponga por tradición histórica o imposición dictatorial. La negación a que se vote solo me indica que ni siquiera confian en que salga reforzada, y yo estoy convecida que tras la campaña de imagen que realizarian seguro que salía Monarquia si. Somos asi 🙂

    • En este sentido, mi nunca sufientemente admirada Karmen, y siento si hay algún socialista leyendo, lo que más me jode es la postura del PSOE, coño, que ves por ahí fotos de sus líderes con el pin republicano cuando es menester y a la hora de la verdad se retratan todos, si hasta el PP está elogiando su postura apaga y vámonos.

      “Somos republicanos de corazón pero apoyamos la monarquía porque tal y tal”, eso eslo mismo que si yo digo que soy partidario acérrimo de la castidad y la virtud y luego me voy de putas todos los viernes.

      Besots.

Los comentarios están cerrados.