Home

En la era audiovisual yo me declaro visual lectora. No sé muy bien qué tipo de consecuencias puede llegar a tener para un ser humano esa anacronía con respecto a la era que le ha tocado vivir.  No lo enuncio en aras de reivindicar un pasado, ni de emitir un juicio acerca de si mi ser es mejor o peor que el que está marcando tendencia. Yo enuncio enunciativamente, con una intención meramente informativa y descriptiva.

Ser audiovisual implica entender el mundo a través de la imagen y el sonido. Los niños no aprenden con libros estudiando textos sino con tabletas en las que los temarios se aprenden visualizando vídeos o mediante juegos interactivos. Los adultos prefieren en su mayoría la televisión o el cine a las novelas, y si buscan en internet información sobre algún tema, y pueden elegir entre leer un artículo o ver un vídeo, eligen el vídeo. Entre ver fotografías y ver vídeos también escogen lo segundo. Entre escuchar una canción o un vídeo musical, eligen el vídeo. Yo, sin embargo, casi siempre prefiero lo contrario.

Pero lo realmente interesante es cómo llega un ser humano a tomar conciencia de sí mismo hasta poder emitir un juicio en el que se declara a sí mismo audiovisual, visual lector, lector no visual, escuchador, o cualquier otra categoría relacionada, de existencia oficial o no, es decir, y particularizando ¿cómo, de pronto, un día llego a esta conclusión que abre el texto? Igual es que estoy un tanto loca, aunque bien podría ser una consecuencia de esta anacronía…

Anuncios