Home

Para enlazar con el texto de Carmen de la semana pasada no había otra que escribir sobre el éxito, y a ello me he puesto hace un ratito. Pero, como el tema es demasiado fácil si me voy a lugares comunes (eso de que está en las pequeñas cosas, que el profesional no es el importante, que el dinero no lo es todo… ) y aquí los temas demasiado fáciles no están bien vistos, he optado por darme una vuelta por la red para buscar una imagen relacionada con este tema de hoy para que, a la vez que me servía de inspiración, pudiera usarla como imagen del texto. Y ahí es dónde la he liado…

Porque resulta que la imagen más repetida del éxito no es otra que un hombre, solo, con corbata y saltando. Y a mí eso me mosquea, y me preocupa.

¿Para qué nos ponemos todos tan profundos con lo que es de verdad el éxito si en realidad en nada ha cambiado la imagen que tenemos de él durante las últimas décadas?

Es verdad que, si a Google le pido imágenes que respondan a “éxito mujer” me da un montón pero, si no especifico el sexo del éxito, hasta la décima línea de imágenes no aparece una mujer (que no sé si es demasiado exitosa porque, a pesar de mantener sus pulgares en alto y estar subida a la cumbre de una gráfica, la pobre… no salta 🙂 )

Lo de la corbata está claro que es un símbolo para asociar el éxito a un ámbito profesional y en particular, a un tipo de profesiones concretas en las que se viste traje y corbata (en el éxito en femenino las primeras imágenes también son mujeres con americana y camisa, la versión adaptada de la corbata masculina).

No sé, quiizá parte de las cosas que nos pasan en los últimos años sean culpa de que no hemos conseguido diversificar esa imagen, y nos sigue pareciendo exitoso (y de confianza que es peor) quien cumple esos requisitos.  Pero no es nada difícil ser hombre y vestir con traje y corbata (bueno, para mí y para más de la mitad de la población mundial sí, claro, pero no para la otra), así que nos exponemos a un engaño fácil.

Y luego está lo de saltar… Saltamos cuando celebramos algo de lo que queremos se entere todo el mundo a nuestro alrededor, saltamos para que se nos vea, para que los demás se queden abajo contemplándonos. Creemos en un éxito evidente, llamativo, solitario…

… creemos que el éxito es algo tan espectacular y extraño a la vez como un hombre solo, con corbata, que salta.¿no es una pena?

Anuncios

2 pensamientos en “Del éxito y los hombres con corbata que saltan

  1. Pues ya te digo que si un hombre solo, con corbata, se pone a saltar en cualquier lado (calle, oficina, parque…) lo mínimo que hacen es llamar a un loquero por si se ha vuelto loco jeje (de éxito claro) 🙂

  2. Pobrecillos hombres con corbata que saltan, son unos incomprendidos. Ahora, yo no he visto jamás ninguno, de los que saltan digo. Panda de fracasados que me rodean 😉

Los comentarios están cerrados.