Home

Hace ya mucho tiempo que sé que si quiero enterarme de la actualidad política y profundizar en noticias, los informativos de la televisión, y muy especialmente los de la pública, no son el mejor lugar. Los telediarios básicamente consisten en una lectura de titulares cuando tratan las secciones de Nacional e Internacional. Sin embargo, las secciones del tiempo y de los deportes están muy bien desarrolladas y ampliadas, hasta rozar la redundancia, cosa que también ocurre en caso de catástrofes naturales, donde también gustan de entrevistas variadas de gran interés como ¿y qué le parece que se le haya inundado su vivienda? con respuestas imprevisibles como “pues muy mal, esto es un desastre, llevo sacando agua con un cubo toda la noche y fíjese cómo está todo“. Jamás lo habría dicho.  Quizás, compadeciéndose de quienes se aburren de la exhaustividad de estas secciones, de vez en cuando introducen una sección que yo denomino “formas originales de gastarse la pasta cuando ya no sabes en qué gastarte la pasta”.

Un día, por ejemplo, hicieron un reportaje en pleno prime time acerca de los hoteles más originales -y más caros- donde viajar. Allí enseñaban habitaciones de hotel dentro de aviones comerciales en desuso, habitaciones de hotel dentro de un taxi o habitaciones en la copa de un árbol en medio de un bosque en medio de ninguna parte pero full luxury…. También hubo un día dedicado a restaurantes exóticos, como lo de cenar en un iglú, y también otro dedicado a una empresa que ofertaba simulaciones de experiencias vitales.

Yo me pregunto qué demonios aportará todo eso. Porque yo supongo que lo que uno puede buscar cuando paga por una experiencia extravagante y muy fuera de lo corriente es precisamente una experiencia nueva. Pero qué huella vital te puede dejar haber dormido dentro de un avión? ¿Eso es algo que transforme? El decorado sorprende un poco la vista, pero al final te tumbas en un colchón, follas o no, te duermes, y a a la mañana siguiente ha pasado todo. Puedes contarlo, subir fotos, enseñarlo…. pero no deja de ser algo anecdótico, de fuera, que no produce la más mínima transformación vital. Al día siguiente sigues tan aburrido de tu vida que tienes que buscar una nueva experiencia rompedora para pensar que tienes una vida excitante, y entonces te toca ir a comer a un puto iglú. Y después contratar a esos que te convierten en el protagonista por un día en una peli, en una experiencia vital simulada.

Al final, se trata de aventuras de palo. Y las aventuras de palo no cuentan como aventura. Son atrezzo, son accesorias, no dejan ninguna muesca. A lo sumo fotos horteras o no horteras y un anecdotario vacuo. Si uno quiere aventuras tiene que salir ahí fuera, como la Josephine Peary de Nadie quiere la noche, o quizás no haga falta nada tan extremo, sino que se trate simplemente de vivir (hablar, mirar, interactuar, empaparse, sentir, relacionarse, implicarse). En cualquier viaje en metro se puede experimentar una aventura más intensa -y exótica- que en una de esas aventuras de palo.

Pero bueno, como está claro que hay mucha gente a la que se le ha olvidado, o está tan aburrida y tal a salvo que necesita un poco de exotismo superfluo y de poco calado, en los telediarios, de vez en cuando, entre reportaje de clima adverso y últimos fichajes, nos tienen al tanto de lo último en consumo esnob. El “experiencial”. Todo sea por informar.

Anuncios

8 pensamientos en “Las aventuras de palo

  1. Pues si, creo que uno de los negocios en alza es: ponga un poco de excitación en su vida” o ” haga algo que no hayan hecho sus amistades antes y cuelguelo en facebook” Todo esto me recuerda a la distopía aquella protagonizada por Schwarzenegger, Desafío Total. 🙂

    • es cierto! desafío total! también se explora algo así en The game, no? Por lo que cuentan de los foros de ordenadores y videojuegos parece que el tema de la realidad virtual ya está aquí….. al final la cosa está en dedicar las energías en salir huyendo más que en mejorar la realidad real….

  2. Fantástico, Patricia. Gente hueca, “llena de vacíos”, ya pueden hacer lo que quieran que mientras no encuentren el agujero por el que se va su vida de nada valdrá con qué la intenten llenar.

    • Hay mucho vacío… y mucho relleno para gente con posibilidades que visto desde fuera resulta muy absurdo. Pero también hay mucho vacío entre los que no pueden pagar excentricidades, y mucha gente que necesita anestesias asequibles para “matar el tiempo”-cómo odio eso de matar el tiempo- y rellenar vacíos. Y esas se distinguen peor…

  3. Bonita! Eres una genia! Cómo disfruto leyéndote. El fondo impecable, tal cual, la forma trinchante. Muchos besos. Y gracias por escribir.

Los comentarios están cerrados.