Home

Ayer más que nunca me acordé de aquella estupenda sección de Juanjo de la Iglesia en el programa CQC (Caiga quien caiga) y que ironizaba sobre esa mala costumbre que tienen muchos periodistas, o sus redactores, en ponerle un titular llamativo a la noticia que luego poco tiene que ver con la noticia en sí, o que simplemente está ligeramente exagerado para llamar la atención del lector.

Y es que cada vez me fío menos de los titulares a la hora de leer una noticia, sobre todo si estamos hablando de política nacional, una porque todo depende del grupo editorial o mediático que suscriba la noticia y otra porque en este momento preelectoral que tenemos se inventan noticias donde no las hay para influir directamente en la intención de voto ante las previsibles futuras elecciones que se acercan.

Así que ayer cuando empezaron a aparecer los titulares en los que se decía que Pablo Iglesias había criticado a un periodista y la prensa le había dado plantón me entró curiosidad para saber que era lo que realmente había pasado (porque aunque no soy votante de Podemos están consiguiendo que aumente mi simpatía hacía ellos gracias a tanto ataque gratuito y deliberado), y pulse sobre el enlace que el mismo Pablo Iglesias había colgado en las redes dando explicaciones de lo que paso.

El acto en sí era la presentación de un libro en la Complutense, y tras escuchar al primer orador que presentó al resto de la mesa y que aclaró que no era una rueda de prensa ni se iba a hablar de pactos ni nada de eso pese a encontrarse allí Pablo Iglesias y que era estrictamente un acto académico, pasaron a disertar sobre el tema en cuestión. Reconozco que me salté la primera hora y tres conferenciantes porque me resultaba aburridísimo y no entendía nada, estamos hablando de un ensayo filosófico, así que fui directamente a la intervención de Iglesias que continuó con el estilo de sus antecesores, pero quiso poner ejemplos demasiado prácticos personalizando la relación prensa-podemos en un periodista presente en el acto y que parecía por sus palabras que conocía y había cierta confianza. Una vez escuchadas las supuestas polémicas palabras de Pablo Iglesias no entiendo el escándalo posterior. Es posible que no debiera haber personalizado para no herir sensibilidades, que el periodista citado igual no le hacía gracia que le mentaran tanto, pero la protesta de la compañera que se levanta como “solidaridad” con el compañero ultrajado me pareció un poco sobreactuada, aunque está en todo su derecho sin duda alguna. Ojala le hubieran dado plantón al plasma de Rajoy todos a una, o a las ruedas de prensa sin preguntas, o a las faltas de educación en las respuestas.

Hoy el diario El País publica un editorial con un rotundo titular: Iglesias ataca a la prensa seguido de un subtitulo: El líder de Podemos debería saber que la libertad de información es un principio básico de toda la democracia. El contenido indica que el periodista que acudió al acto mucho no lo entendió, y eso es lo que debió pasar a sus compañeros, que de toda la disertación sesuda, metafísica y filosófica se quedaron con el chiste, no con el contenido, y si encima uno de ellos se levantó airado y otros le siguieron (que debían estar deseándolo por aburrimiento) pues ya tenían noticia y algo que poner.

Y a hacer sangre, que dedicarle los mismos minutos a una metedura de pata verbal que a que se pida al Tribunal Supremo la imputación de Rita Barberá, con la de incontinentes verbales que hay todos los días por el mundo me parece bastante significativo.

La pena es que hay tanta gente que se queda en los titulares…

 

Anuncios

5 pensamientos en “Curso de ética periodística

  1. No te digo más que cuando leí el titular pensaba que Iglesias había pegado a alguien…. cuando después resultó ser un sarcasmo…. acabáramos!

    • Ya te digo, yo después de escuchar la conferencia veía los telediarios con mis hijos y no sabía si reír o llorar. Por cierto, perdón por quitarte el día, jeje 🙂

      • me parece perfecto, porque no me iba a dar tiempo…. en cuanto tenga rato ya ocupo yo el día que sea. se ha ido ana y ya hemos convertido esto en el caos y la anarquía más absoluta ;-))

Los comentarios están cerrados.