Home

Emigrar sin las autorizaciones (permiso de trabajo y de residencia) correspondientes no es un delito, está tipificado como falta administrativa.

Cuando uno comete un delito, el código penal establece, dependiendo de la gravedad del mismo, y una vez celebrado un juicio con veredicto de culpabilidad, la posibilidad de penas de cárcel. O incluso, si quien presuntamente ha cometido el delito puede resultar peligroso para la sociedad, o hay riesgo de fuga, puede ser recluido con carácter preventivo en una prisión si lo ordena un juez a la espera del juicio.

Las faltas administrativas no conllevan una reclusión…excepto la de inmigrar sin papeles. Como para una falta administrativa no hay pena de cárcel,  se han creado otros centros que no se llaman cárceles, se llaman CIES (Centro de Internamiento de Extranjeros). La reclusión de los inmigrantes ilegales no se realiza en una cárcel, no son encarcelados sino “internados”. No son presos sino internos. No es una condena sino una medida cautelar de carácter administrativo.

Pero entonces, dado que se trata de una medida cautelar para personas que han cometido una falta,  pueden entrar o salir a voluntad? No. La orden de ingreso la dicta un juez de instrucción sin un juicio previo (recordemos que no existe delito). La salida de los “internos” también. Se limita su derecho deambulatorio, pero teóricamente, el resto de sus derechos siguen vigentes.

¿Por qué se los interna? Para facilitar la aplicación de la sanción por la falta cometida, que es la expulsión forzosa del país. Es decir, la reclusión no es la sanción, la sanción para la falta cometida es la expulsión forzosa del país, pero para facilitar la expulsión, mientras, se les recluye, perdón, se les interna. Es como si cometes una infracción de tráfico, la sanción es una multa, y mientras pagas la multa y para facilitar el proceso, te retienen en un centro.

¿Pero entonces el CIE es una cárcel? No, se trata de un espacio no penitenciario que se utiliza para facilitar la expulsión de los inmigrantes que no poseen legalidad en el Estado español (sanción administrativa).

¿Existe algún organismo que supervise las condiciones de vida o el régimen de “internos”? No, no cuentan con una fiscalización externa de vigilancia del personal, como es el caso de las cárceles españolas. Además, no se permite el libre acceso de las organizaciones sociales, de la prensa y de la sociedad civil en su conjunto. Ni siquiera los abogados de los internos pueden actualmente hablar en privado con sus defendidos.

¿Existe alguna normativa que regule cuánto tiempo debe estar una persona allí dentro o en función de qué? Sí, el RD 162/2014, en el que se establece que el tiempo máximo de internamiento es de 60 días. En el real decreto anterior, de 1999, el tiempo máximo era de 17 días.

¿Sobre quién recae el control de estos centros? Desde la última normativa que regula los CIE y sin quedar definida su naturaleza, y continuando la discusión sobre su carácter (no penitenciario, seguridad policial perimetral y servicios internos tercerizados, etc), lo cierto es que el Reglamento no avanza mucho más allá, solo dejando claro que el control definitivo recae sobre personal del Cuerpo Nacional de Policía. Este Reglamento, si bien regula las asistencias médicas, y de asistencia social, y la asistencia letrada gratuita a los internos, deja esta a merced de convenios específicos con los Colegios de Abogados, siendo una exigencia legal de la LOEX en su art 62 bis f), sin elevarlo a derecho como exige el legislador.

Esto significa sin más, que aunque se establezcan derechos, garantías y métodos de control, numerosos letrados designados para su defensa y magistrados que controlan el ejercicio de esos derechos, la realidad nos muestra que en demasiadas ocasiones el interno, internado en espera de ejecución de expulsión, se halla en la práctica en absoluta indefensión.

Veánse algunos ejemplos:

  • Extranjero detenido en Coruña, por un Decreto de expulsión dictado por el Subdelegado en Santander. Solicitado su internamiento ante el juez de instrucción de A Coruña, el mismo es internado en el CIE de Madrid. El abogado designado en A Coruña para la defensa en la vista de internamiento, no conoce el expediente sancionador iniciado en Santander y tampoco consta que ha estado ya internado en Algeciras 60 días. Se desconoce si el decreto dictado en Santander está recurrido en lo Contencioso Administrativo. Trasladado al CIE de Madrid carece de defensa letrada, y pese a que informa a la Dirección del Centro que ya estuvo internado 60 días; se le informa que el único que puede cesar el internamiento es el Juez que lo dictó (Santander).-art 62.6 LOEX- Carece de abogado en Madrid (a pesar de establecerlo la LOEX 62bis.1 f).
  • La muerte de un ciudadano armenio en diciembre de 2013 en el Centro de Internamiento de Extranjero de la Zona Franca se suma a otros trágicos sucesos que no se han podido investigar por la opacidad del CIE
  • Samba Martine, madre de una niña de 9 años, acudió hasta 10 veces a los servicios sanitarios del CIE de Madrid y sólo una de ellas tuvo asistencia en la traducción, para terminar falleciendo el 19 de diciembre de 2011, a los 38 días de internamiento, sin haber sido diagnosticada y habiendo recibido sólo tratamiento sintomático, explican las organizaciones.
  • Idrissa Diallo, de 21 años, fue trasladado desde Melilla al CIE de Zona Franca de Barcelona, donde murió el 6 de enero de 2012. Los testigos afirman que se quejó de fuertes dolores y de problemas respiratorios en repetidas ocasiones y que no fue atendido de forma inmediata ni se pidió un servicio de traducción. Cuando llegaron los servicios de urgencia, ya era demasiado tarde y sólo pudieron certificar su defunción.
  • La ONU condenó a España en 2012 por la reclusión arbitraria, discriminación racial y tortura a un interno magrebí llamado El Hadj, detenido en el madrileño CIE de Aluche.

Vaya, qué democrático, qué digno de un país avanzado. Además, es curioso nos hayamos inventado este tipo de centros de cuestionable legalidad para apartar de la sociedad a inmigrantes ilegales, en lugar de que se nos hayan ocurrido, por ejemplo, Centros de Internamiento de Pederastas, o Centro de Internamiento de Maltratadores de Mujeres, o Centros de Internamiento para Violadores. Y no quiero decir con esto que me parezca bien la invención de centros de reclusión ni el apartar sin garantías ni amparo judicial a ninguna persona. Es solo que, haciendo una reflexión al hilo de los que sí se han creado, y sin ánimos de resultar demagógica, sino tan solo observadora, me llama la atención el delito escogido. Muy revelador de las prioridades y preocupaciones de nuestra sociedad.

Por si acaso alguien quiere conocer otra opinión sobre los CIES, de alguien con más criterio que yo, más base jurídica, y más involucrado en estos centros, puede escuchar a Ramiro García de Dios, juez de control del CIE de Aluche, en una entrevista concedida ayer en Cadena Ser.

Anuncios

2 pensamientos en “Los CIE. Preguntas y respuestas. Algunos casos prácticos.

  1. Jodé Pat me dejas de piedra y no conocía estos detalles de las ilegalidades que cometemos contra los migrantes… hay que moverlo..

    • Ya, Ana, es un tema muy desconocido, se hace lo posible para que no se sepa mucho. Lo peor es que no se mueve en la ilegalidad, sino que aprovecha vacíos legales. Y que a poca gente le importa 😢

Los comentarios están cerrados.