Home

La democracia tiene grados, es como la bondad, o la maldad, o la inteligencia. No es una cualidad absoluta. Igual que hay personas más inteligentes que otras, dentro de los sistemas democráticos los hay más y menos democráticos. ¿Y de qué depende que una democracia sea más democrática? No pretendo hacer un análisis exhaustivo, pero un factor importante es el propio sistema democrático elegido. Los sistemas de democracia representativos son menos democráticos que los sistemas de democracia directa. No se elige tanto cuando se vota a unos señores para que decidan por ti durante cuatro años, que cuando se vota directamente mediante referéndum cada ley importante (esto ocurre en Suiza, por ejemplo, no es un supuesto utópico). Y dentro de la democracia representativa, es más democrático el poder elegir directamente a las personas dentro de un partido, porque dentro de un mismo partido hay diferentes corrientes (listas abiertas), que el elegir a un partido en bloque.

Pero desde luego, un factor determinante ya no tanto en la cantidad democrática sino en su calidad, es la información de la que dispone quien elige. Imaginemos que estamos en grupo, y nos dejan elegir entre tres cofres idénticos y cerrados. Cada uno de ellos contiene un regalo para el grupo, pero solo vemos los tres cofres. Y hay que elegir, el de la izquierda, el de la derecha o el del centro. La decisión se realiza mediante votación. Al final del recuento gana uno de de ellos, el que más votos ha obtenido. Derecha. Desde luego, el sistema ha sido democrático. Pero, ¿qué calidad tiene esa democracia cuando la elección se ha realizado a ciegas, sin más criterio que el lugar donde estaba posicionado el cofre? Si nadie le ofrece a ese grupo de personas información acerca de lo que contiene el cofre, ¿cómo van a poder tomar una decisión fundamentada y libre?

Por lo tanto, la información de la que dispone el electorado es fundamental para poder medir la calidad de sus decisiones, y por tanto, la calidad de esa democracia. Pues no solo consiste en tener información sino también en que esa información sea veraz y objetiva. Si al grupo le dicen que en el cofre de la derecha hay un lingote de oro, en el del centro uno de plata y en el de la izquierda un arma de destrucción masiva, todos votarán al cofre de la derecha. Si al abrirlos resulta que los contenidos no se correspondían con lo informado,  si dentro de cada uno de ellos sólo había un puñado de semillas y utensilios de labranza,en unos más y en otros menos, por poner un ejemplo, ¿cuánto vale el criterio de quienes votaron basándose en dichas informaciones si éstas eran falsas?

Puestas así las cosas, para determinar la calidad de nuestra democracia, me gustaría hacer un análisis acerca de la información que existe en este país, que es con la que elaboramos nuestras decisiones políticas en forma de un voto a un partido cada cuatro años. Los medios de comunicación en España están concentrados en cuatro grandes grupos empresariales.

  • Grupo COPE. La cadena es propiedad de la sociedad Radio Popular S.A., cuyos accionistas son la Conferencia Episcopal Española (50%), las diócesis (20%) y órdenes religiosas como jesuitas y dominicos. Su ideario es la difusión del catolicismo y línea de opinión política es conservadora. Pertenecen a este grupo en radio Cadena COPE, Cadena 100, Radio María. En televisión: 13TV.
  • Grupo PRISA. La composición principal de su accionariado es:

Amber Capital (18,3 %)23 , Familia Polanco (17,2 %), Ghanim Al Hodaifi Al Kuwari, empresario de Catar (10 %), HSBC (9,6 %), Roberto Alcántara, presidente del Grupo IAMSA (9,3 %)., Caixabank (9 %), Banco Santander (4,6 %), Telefónica (13,058 %), Fondos de capital riesgo. Juan Luis Cebrián es el  presidente de la Comisión Ejecutiva del Consejo y consejero delegado. Hijo de Vicente Cebrián, alto cargo de la prensa del régimen franquista y director del diario Arriba, órgano de comunicación de la Falange Española. La muerte de Franco le pilló como jefe de los servicios informativos de RTVE. Desde ese cargo pasó a ser el primer director del diario El País, cargo que ocupó hasta noviembre de 1988, cuando pasó a ser consejero delegado del Grupo Prisa. Durante el Gobierno de Felipe González, Cebrián estaba considerado el hombre del PSOE en Prisa. Felipe González y Pérez Rubalcaba forman parte actualmente del consejo editorial del Grupo Prisa.

Los principales medios de comunicación de este grupo son en radio Cadena SER, en prensa El País, As, Cinco Días y Huffinton Post, y en televisión es propietaria del 13% de Mediaset, que opera Tele 5 y Cuatro.

  • Uniprex, es decir, Grupo Planeta. En prensa pertenece a este grupo el diario LA RAZÓN. En televisión y radio, el Grupo Planeta es propietario de Atresmedia, que a su vez controla Antena 3, La Sexta, y en radio Ondacero. El diario la razón sigue una línea editorial conservadora con apoyos explícitos al PP. Antena 3 es el principal canal del Grupo Atresmedia y es una cadena generalista y de entretenimiento, mientras que los servicios informativos son de derecha política. La Sexta sigue una linea editorial progresista.
  • Grupo Vocento: Diario ABC. En la democracia  el diario estuvo bajo la dirección de Luis María Anson. Algunos autores han señalado su cercanía ideológica y editorial al Partido Popular, y antiguamente a Alianza Popular. Así, en 2005 era el tercer periódico más vendido de España y el más antiguo de Madrid.  El 8 de septiembre de 2010 Bieito Rubido Ramonde sustituyó a Ángel Expósito Mora en la dirección del periódico.

Además de estos medios cabe reseñar el trasfondo de la cadena de televisión pública a nivel nacional, por su nivel de difusión:

TVE 1: En 2012, el PP modificó la ley con su mayoría absoluta para que un partido con mayoría absoluta pueda elegir “a dedo” al director de RTVE. En 2012, el director de RTVE nombrado por el PP, designó a Julio Somoano como director de informativos (antes lo había sido de TeleMadrid). Somoano, en 2005, hizo su tesis doctoral sobre “Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales“. A Somoano lo sustituye en la actualidad José Antonio Álvarez Gundín, que ha sido subdirector de Opinión y Economía de La Razón, además de columnista. Anteriormente fue subdirector de ABC y director de su Máster de Periodismo.

Me dejo muchos otros, pero  se puede apreciar que los principales medios de comunicación de corte generalista a nivel nacional, están en manos de cuatro grandes grupos empresariales. Y los medios públicos están politizados y actualmente, a nivel nacional, con una línea editorial de apoyo a partidos de derechas.

En este contexto, teniendo en cuenta que la mayoría de los medios de comunicación apoyan en su mayoría al Partido Popular, a Ciudadanos, y al PSOE cercano a Felipe González y a Rubalcaba, y que son esas fuentes las que nos proporcionan la información para poder decidir a qué partido otorgamos nuestro voto, dejo a cada cual que extraiga sus propias conclusiones acerca de la calidad democrática de este país (sí, aquí es donde mis ilustres lectores pueden atar cabos). Cuanto menos, creo que sería sano poner en tela de juicio la veracidad e imparcialidad de la información en la que basamos nuestros juicios y decisiones. Si ya nuestro sistema democrático es restrictivo (un voto cada cuatro años -ejem, se supone- a un partido en bloque), si el nivel sociocultural de nuestro país todavía tiene un recorrido de mejora muy largo, y dada la concentración de los medios de comunicación en pocos grupos empresariales con una línea ideológica muy concentrada, sesgando la información que proporcionan, nos encontramos con que el valor que tiene nuestro voto es muy pequeño, y de muy mala calidad. Qué menos que tomar conciencia.

Anuncios