Home

Desde ayer son centenares las fotos de enfrentamientos que pueblan los medios de comunicación y las redes sociales. Enfrentamientos verbales, mediante lanzamiento de objetos, con otros objetos contundentes, a empujones o a tortazo limpio, un poquito de cada cosa. Los contendientes, dos “bandos” que cumplían consignas de distinta índole y distinta procedencia.

Por un lado, personal civil de toda edad y condición que habían ocupado colegios obedeciendo instrucciones de partidos políticos, instituciones públicas o asambleas vecinales, para impedir que estos fueran clausurados y no pudieran usarse como sedes electorales.

Por otro lado, personal al servicio de distintas fuerzas del orden público que, haciendo honor a su denominación, obedecían instrucciones para mantener el orden que amparan nuestras leyes e impedir que un referendum declarado ilegal se celebrara.

Los unos, para defender sus posiciones, se acompañan de sus hijos, sus padres, sus abuelos… convirtiendo la ocupación de los centros de votación en una fiesta familiar, dándole una connotación lúdica que contrasta con los reiterados avisos de que las fuerzas del orden intervendrían para detener el proceso. Una fiesta familiar abocada a ser interrumpida por las fuerzas del orden público… ¿con un baile pensaban?

Los otros, sabiendo que se iban a meter en loberas, con las instrucciones también de ser comedidos pero eficaces en su actuación. Órdenes claras y facilísimas para quienes no se iban a meter allí ¿eficacia contra multitudes sin usar las armas? ¿pensaban sus mandos que los ocupantes saldrían de los colegios de forma tranquila y relajada con solo verlos llegar?

Unos y otros han ofrecido al mundo lo que se esperaba de ellos, fotos y más fotos de sus enfrentamientos. Y hay heridos, contusionados, graves ofensas entre unos y otros… mientras que los jefes o instigadores de cada uno de los bandos, seguían la “fiesta” desde sus despachos.

Ninguno de ellos arriesgó su rostro, a ninguno de ellos nadie se lo iba a partir. Y, lo que es peor, ninguno de ellos va a hacer absolutamente nada por arreglar lo que está por venir, esta gran bola que no deja de crecer y que seguirá explotando en la cara de todos y cada uno de nosotros.

 

Imagen destacada vía Rtve: http://img.rtve.es/i/?w=1180&i=1506869150298.jpg

Anuncios